Header Graphic
Milestone Systems > Tres fases de la evolución de video IP


El crecimiento continuo de Milestone Systems durante sus 15 años de historia debe atribuirse al hecho de que fuimos nosotros quienes introdujimos el modelo de la plataforma abierta en la industria de seguridad. Al permitir a otras compañías y desarrolladores expandir las funciones del software de Milestone y al respaldar la gama más amplia de servidores y cámaras, nuestra plataforma abierta ha tenido un efecto radical en la industria de la seguridad. El concepto de plataforma abierta de Milestone ha atraído a más de 6.500 socios en todo el mundo y en tan sólo cinco años se ha convertido en los cimientos de un floreciente ecosistema de negocios.

La plataforma abierta de Milestone ha permitido tanto a nuestros socios como a sus clientes la libertad no solamente de seleccionar sus propios componentes para su sistema de video, sino además crear,  definir y adaptar las soluciones para que se ajusten a sus necesidades de seguridad. Milestone no sólo fue una de las compañías visionarias en el proceso de transición de los sistemas analógicos a los digitales, sino que además nuestro aporte de la plataforma abierta ha preparado el camino para nuevas formas de pensar en los usos de la videovigilancia. En la industria de la vigilancia la decisión de usar una plataforma abierta ha motivado una serie de adelantos que marcan tres fases diferenciadas en su crecimiento.

Primera fase: Tecnología de video IP

Cuando Milestone empezó, en 1998, la videovigilancia se efectuaba con medios totalmente analógicos. El circuito cerrado de television era sinónimo de videovigilancia, y aunque el concepto ha cambiado mucho desde entonces, la mayoría de las personas siguen pensando hoy en día en video analógico cuando piensan en videovigilancia. La videovigilancia es una herramienta para visualizar y grabar imágenes de video, y el público en general considera que se está empleando únicamente en aplicaciones de seguridad.

Con la llegada de la revolución digital y la caída de los costos del almacenamiento digital, la transición hacia la vigilancia por video digital se hizo inevitable. Las imágenes digitales se hicieron más nítidas, los medios de almacenamiento más pequeños y hubo una mejoría radical en la compresión de video. Los archivos digitales se podían desplazar con mucha mayor facilidad, el material de video era mucho más rápido de encontrar (ya no más  atrasar y adelantar las cintas) y si se guardaban las imágenes por mucho tiempo no se afectaba su calidad. Era el camino hacia el futuro. Muchos encontraban ventajas evidentes en la adquisición de una solución de video digital, pero en términos prácticos no había mucha diferencia con el analógico en cuanto a la manera que se usaba. Seguía siendo básicamente una herramienta de seguridad.

Segunda fase: integración de video

La internet trajo consigo una nueva infraestructura electrónica que hizo de las aplicaciones IP (Protocolo Internet), como el correo electrónico, la mensajería instantánea, el intercambio de archivos punto a punto y la VOIP (Voz sobre Protocolo Internet), opciones de fácil acceso. A esta lista se añadió pronto el video digital y su aplicación en las videoconferencias y, obviamente, en la videovigilancia.

La mayor ventaja de las aplicaciones en red era el hecho de que eran programables, lo cual abrió un amplio abanico de beneficios adicionales: unas mejores experiencias para los usuarios, visibilidad y control de la red, mejor acceso a los datos, así como ventajas competitivas, especialmente en forma de integraciones de video personalizadas.

Es posible programar una red IP sencilla para que proporcione a los administradores de un edificio una visualización general de sus puertas o portones controlables, de manera que puedan ser bloqueados o desbloqueados de forma remota. Sin embargo, al integrar la videovigilancia con esta red existente, se puede dar al control de acceso mayor sofisticación y eficiencia, combinándola con posible evidencia de seguridad o, en última instancia, automatizando el procedimiento de acceso mediante el uso del análisis de contenido de video, en este caso el reconocimiento de rostros.

Con la introducción del estándar de la plataforma abierta por parte de Milestone, pronto se hizo evidente que las innovaciones en esta área iban a estar impulsadas por las alianzas comerciales de Milestone. Nuestro innovador ecosistema de socios fue la fuerza impulsora de la identificación de los requerimientos de los clientes y en la creación de integraciones de video especiales y revolucionarias.

Tercera fase: implementación de las soluciones de video en procesos empresariales

Resultaba claro que la integración del video con otros sistemas IP iba a cambiar la cara de la videovigilancia. Aunque las nuevas integraciones de video eran un resultado natural de un ecosistema de socios en crecimiento y diversificado, Milestone reconoció las nuevas definiciones que el video en red estaba empezando a ofrecer al mundo de la videovigilancia. Las compañías estaban comenzando a adaptar sus soluciones de video existentes a otros usos, a propósitos que optimizaran y mejoraran sus procesos empresariales.

La implementación de soluciones de video es a la videovigilancia lo que el teléfono inteligente es al teléfono: es un conjunto adicional de funcionalidades que van más allá del concepto original. Ya no usamos los teléfonos solamente para hacer llamadas, los usamos para tomar fotos, grabar video y audio, navegar por internet y jugar (y terceras partes están continuamente agregando nuevas aplicaciones para hacer que la experiencia del usuario con el teléfono inteligente sea mucho más gratificante).

La implementación de soluciones de video significa simplemente que la videovigilancia se ha desplazado hacia un nuevo paradigma de utilización y aplicación. Esto se debe a la conjunción única de la programabilidad de la red y un completo ecosistema de socios que hace posible el estándar de la plataforma abierta.

Para Milestone, el reconocimiento de estas nuevas posibilidades no es un asunto pasivo. Es una motivación para movilizar una mayor conciencia sobre el alcance de la integración del video. Es un llamamiento a la acción para los socios y clientes en el sentido de que la implementación de soluciones de video – la optimización de los procesos empresariales mediante el video – es el camino a seguir. No significa el abandono del uso del video en aplicaciones de seguridad, sino una extensión funcional, que va más allá de la protección de activos y de prevención de pérdidas. La magnitud del potencial de generación de ingresos que es inherente a la implementación de soluciones de video es un aspecto con el que todos ganan, tanto distribuidores, como socios y clientes.

Hay varias maneras posibles en que las compañías pueden implementar soluciones de video en sus empresas. Las siguientes son solamente algunas de ellas:

▪▪ Cumplimiento con normativas. Se puede monitorear a los trabajadores para hacer cumplir con el uso de ropa de protección y de equipo o procedimientos de seguridad, previniendo pérdidas causadas por el fuego o productos químicos, y de accidentes y lesiones.

▪▪ Evitar filas en los puntos de venta al enviar notificaciones cuando sea necesario personal adicional.

▪▪ Alertar a los equipos de mantenimiento sobre inminentes fallas estructurales de edificios y vehículos.

▪▪ Los comerciantes al menudeo emplean el video para hacer seguimiento de los patrones de tráfico, medir la efectividad de las exhibiciones y de otras estrategias de mercadeo, y para diseñar formas de aumentar las ventas o los visitantes.

Una cadena de venta al por menor en Irlanda tenía una solución de video instalada para vigilar su parqueadero. Se dieron cuenta de que podían adaptarla con el uso del análisis de contenido de video para que enviara una alerta a la tienda cuando alguien se estacionara en el espacio designado para las personas discapacitadas. Luego, a dicha persona se le hacía llegar inmediatamente una silla motorizada, lo cual permitió mejorar el servicio al cliente.

Igualmente, una granja de hortalizas en los Estados Unidos usó su instalación de video para otros propósitos adicionales al de la seguridad (que estaba integrada con su sistema de control de acceso) a fin de optimizar también el horario de los camiones de recolección de la cosecha, reduciendo los tiempos de espera, garantizando la menor cantidad de tiempo posible entre la recolección y la entrega y, por consiguiente, entregando un producto de mejor calidad.

De acuerdo con el informe “CCTV in Retail 2012” (CCTV en el sector de ventas al menudeo 2012) emitido por el Consejo de Investigación para la Prevención de Pérdidas (LPRC, por sus siglas en inglés), en la categoría de Video en las Ventas, Mercadeo y Eficiencia Operativa, “entre los minoristas que usan los sistemas de video IP para obtener otros beneficios, más allá de la seguridad y la prevención de pérdidas, 93% de ellos ha observado un impacto positivo en sus operaciones, mientras que 40% ha observado un impacto positivo en la comercialización”, y “cerca de un 25% consideró a la integración con video inteligente empresarial, como la integración con el análisis y el punto de venta (POS, por sus siglas en inglés) como la motivación principal para adoptar un sistema en red/IP.” Estas cifras, además de ser significativas, son una indicación de que el sector minorista, en particular, está dando pasos colosales en la adopción de soluciones de video.

La visión de Milestone  es “impulsar la convergencia de la video vigilancia y de los sistemas IP”. Esto constituye no sólo un reconocimiento manifiesto de la nueva dirección que está tomando la videovigilancia, también presupone la iniciativa y el llamado a orientar a la industria de la seguridad hacia la implementación de soluciones de video  y hacia la optimización de procesos empresariales.

  

 
 
 
Regístrese Hoy - Llame: +593 2 6040806  I email:
pr@ipusergrouplatino.com
Derechos Reservados - IP UserGroup© International 202044