Artículos de Interés > Si el brote de COVID-19 se mantiene, la industria de la videovigilancia podría verse afectada


Fuente: Revista Xtrem Secure

El impacto del brote sigue siendo limitado pero empiezan a surgir problemas de mano de obra pues en China se producen el 90% de las cámaras de videovigilancia a nivel mundial. Expertos analistas concluyen que si se mantiene más allá de marzo, el mercado mundial se verá afectado.

Aunque el brote de coronavirus hasta ahora solo ha tenido un impacto mínimo en el mercado de la videovigilancia, la industria todavía enfrenta el riesgo de una caída de la demanda y un posible cuello de botella en la producción debido a la escasez de mano de obra y componentes en China, según Omdia.

La producción de equipos de videovigilancia está muy concentrada en China: en 2019 este país representó el 90% de la producción mundial de cámaras de videovigilancia y el 45% por ciento de los ingresos del mercado mundial.

Como resultado, cualquier interrupción relacionada con el coronavirus en la producción, las cadenas de suministro o la fuerza de trabajo en el país podría causar un impacto significativo para un mercado global de videovigilancia que en 2019 totalizó 19.900 millones de dólares.

“Dado el estatus de China como el mayor productor y consumidor mundial de cámaras de videovigilancia, este país ejerce una influencia proporcionalmente masiva en el mercado global de estos productos”, señaló Tommy Zhu, analista senior de videovigilancia de Omdia.

“Los proveedores de equipos de videovigilancia en China actualmente están enfrentando una producción reducida debido a la falta de mano de obra y los retrasos tras el Año Nuevo Lunar. Mientras tanto, es probable que la demanda interna de productos de videovigilancia de uso general cese o sufra retrasos a medida que el gobierno chino se centra en el control del coronavirus”, agregó.

Dificultades laborales

Con el encerramiento de la provincia de Hubei, las zonas vecinas gravemente afectadas, como las ciudades de Beijing y Shanghai, y las provincias de Guangdong, Zhejiang y Jiangsu, están tomando varias medidas para controlar la propagación de la epidemia.

Una de esas medidas fue la ampliación de las vacaciones del Festival de Primavera de China, inicialmente fijado del 30 de enero al 2 de febrero, con la mayoría de las provincias, municipios y regiones autónomas del país ordenando a las empresas que no reabrieran al menos hasta al menos el 10 de febrero.

También se está imponiendo una cuarentena de 14 días a sectores específicos de la población afectada por el brote.

Mientras tanto, las empresas que necesitaban comenzar a trabajar después de las vacaciones recibieron permiso del gobierno y se alentó a los empleados a trabajar desde casa, en la medida de lo posible.

“Aunque estas dificultades laborales solo han tenido un impacto menor hasta ahora, si la epidemia continúa propagándose y las infecciones aumentan en número en el segundo trimestre, los efectos del coronavirus en el suministro de equipos de videovigilancia serán graves, no solo en China sino en todo el mundo”, subrayó Zhu.

Pesadillas logísticas

Los problemas de transporte y logística están teniendo un gran impacto en el suministro de equipos de videovigilancia, dado el atraso por Festival de Primavera, combinado con nuevas restricciones en los viajes y el transporte, tanto a nivel nacional como internacional, debido al coronavirus.

Problemas de suministro de componentes

China alberga a varios proveedores importantes de lentes, sensores CMOS y dispositivos de sistema en chip utilizados en cámaras y otros dispositivos de videovigilancia.

Estas compañías han retornado gradualmente al trabajo después de las vacaciones del Festival de Primavera. Sin embargo, es posible que haya una escasez de personal, pues la epidemia puede reducir la producción de varios componentes, incluso cuando el impacto total del virus está aún por determinarse.

Por otro lado, los principales proveedores de equipos de videovigilancia son los principales clientes para los proveedores de componentes de videovigilancia, y es probable que se priorice el suministro a la videovigilancia.

Mirando al futuro

En el mejor de los casos, con la epidemia contenida con éxito a finales de marzo y las interrupciones reducidas para abril, el impacto del virus en el mercado de la videovigilancia será menor.

Sin embargo, si la epidemia continúa propagándose y las infecciones aumentan de número en el segundo trimestre, entonces los efectos del coronavirus en la industria de la videovigilancia y en muchos otros mercados serán graves.

 
 
 
Regístrese Hoy - Llame: +593 2 6040806  I email:
pr@ipusergrouplatino.com
Derechos Reservados - IP UserGroup© International 202044