Header Graphic
Artículos de Interés > Biometría es elemento confiable para asegurar información


Especialistas de Expo Seguridad México señalan que la variedad de delitos a los que se está expuesto como sociedad es muy extensa. Incluye desde asaltos, invasión a la propiedad o extracción de datos financieros o hasta la información confidencial, por citar solo algunos. Todo esto implica que también haya una incesante búsqueda de estrategias de defensa y desarrollo de herramientas tecnológicas para intentar detener o disminuir la incidencia de los ataques, que pueden surgir de cualquier parte, en cualquier momento, e inclusive, vía remota.

Dentro de esos desarrollos tecnológicos que empiezan a tener una creciente presencia, figuran los destinados a reforzar la autenticación, que consiste en un procedimiento que permite asegurar que un usuario “es” realmente quien dice ser, al momento de acceder a un sitio web restringido, a un cajero automático, o entrar a alguna instalación, y uno de los principales elementos que se están usando para autenticar la identidad es la biometría, que es el análisis automatizado que se aplica para el reconocimiento de un único individuo y la diferenciación respecto a otros.

En este caso, si bien se trata de un desarrollo tecnológico que tiene muchos años y conlleva extensos recursos de investigación, lo cierto es que se trata un recurso de uso sencillo para el usuario, quien solo necesita colocar su dedo encima de un escáner especial, mostrar su rostro o su iris ante una pantalla, o pronunciar alguna palabra. Desde luego, como toda tecnología, sigue perfeccionándose para ir mejorando las posibles fallas, pero presenta una tendencia en el aumento de su uso y que va a ser más notorio paulatinamente.

Por citar un ejemplo concreto acerca de la necesidad de implementar a la biometría como un recurso de seguridad, desde hace tres años la Comisión Nacional Bancaria y de Valores publicó en el Diario Oficial de la Federación una serie de cambios a la Circular Única de Bancos que buscan combatir el robo de identidad dentro del sector bancario. Estos cambios incorporan y regulan el uso de datos biométricos (huella dactilar, principalmente) para la autenticación de los usuarios de la banca.

De esta forma, la CNBV y otras autoridades buscan prevenir y/o detectar fraudes como la suplantación de identidad además de reforzar la seguridad de los datos de los usuarios. El proceso consiste en que las instituciones de crédito deben validar en línea los registros del INE la huella digital del solicitante de manera previa a la contratación de algunos servicios o de la realización de ciertas operaciones. Esta disposición tenía como fecha límite de implementación el 30 de marzo de este año, pero debido a la pandemia provocada por el COVID-19, la Comisión anunció una prórroga para el 30 de noviembre de este año, bajo ciertas condiciones.

El ejemplo de referencia tiene que ver con una de las modalidades de la biometría, pero los desarrollos tecnológicos en este campo van encaminados a lograr que todos los datos personales de un individuo puedan ser capturados, almacenados y sometidos a la inteligencia artificial y a la aplicación de algoritmos. Desde luego, esto provocará que los criminales busquen explorar la forma de vulnerar los controles de una nueva tecnología de generación de almacenamiento y procesamiento de datos personales. Ya no solo buscarán solo obtener el número de la tarjeta de crédito, sino que intentarán extraer el registro de las huellas digitales, o de la retina, e incluso de la voz.

Sin embargo, la biometría no tiene porqué considerarse como el único recurso de autenticación, ni el que va a desplazar a otros, sino que más bien es un complemento. De hecho, expertos en el tema consideran que la autenticación que incluya dos o tres elementos, es la más recomendable: debe incluir una contraseña, un token* y la biometría. Se trata de componentes que contribuyen a que una operación sea más segura, pero en especial la biometría se basa en un ecosistema de software muy complejo que controla puntos de almacenamiento o resguardo muy extensos que pueden elevar la dificultad para implementar esquemas de resguardo porque se amplía la superficie de ataque.

De cualquier forma, es tal la expectativa en la tecnología biométrica que globalmente se calcula que su mercado crecerá a un 31.4% de CAGR (tasa de crecimiento anual compuesto), lo que significa un aumento de $28.45 mil millones USD entre 2018 y 2023. Esta cifra incluye distintas modalidades, ya que el 22% corresponde a biometría móvil, 22% para sensores 3D y 19% para biometría de atención médica, con todo y que los expertos indican que todavía estamos en las primeras etapas de la verificación y autenticación de identidad basadas en biometría, pero su desarrollo servirá como una solución viable para la creciente avalancha de delitos.

Es cierto, estamos en el principio, y aunque los sistemas biométricos proporcionan una buena capa de protección, cualquier medida de seguridad puede ser susceptible de fraude y robo, pero pronto veremos la evolución de los sistemas biométricos unimodales (que registran un rasgo a la vez) a la implementación de los multimodales (rostro, huella digital, voz) que utilizan al menos dos rasgos para identificar la identidad del usuario. Tenemos que estar preparados.

Fuente: Revista Más Seguridad

 
 
 
Regístrese Hoy - Llame: +593 2 6040806  I email:
pr@ipusergrouplatino.com
Derechos Reservados - IP UserGroup© International 202044